jueves, 3 de mayo de 2012

El clásico ha vuelto



Las dos grandes economías del baloncesto español han medido fuerzas en un duelo estelar. En este partido había en juego algo más que la clasificación de la ligar regular. La rivalidad entre ambos es eterna, pero en los últimos años los enfrentamientos eran demasiado desiguales. Un clásico si no es parejo desluce demasiado. La igualdad y la incertidumbre en el resultado son factores que en años anteriores parecía haberse perdido. Muestra de ello son los últimos 5 enfrentamientos en el Palau Blaugrana, saldados todos con derrota blanca y una diferencia media de casi 14 puntos por encuentro.


Pero afortunadamente parece que la igualdad vuelve a emerger de nuevo entre los dos colosos nacionales, y eso es bueno, muy bueno. La liga les necesita, es triste, pero es así.
El partido ha empezado con un dominador claro, el Madrid ha controlado el tempo durante toda la primera parte y con el juego interior azulgrana cargado de faltas el equipo blanco ha dominado la zona. En la primera parte el Madrid ha gozado de mejor acierto gracias a un buen movimiento del balón y a una mejor selección de tiro. Los primeros 20 minutos han sido un calco de la última final de copa.
Pablo Laso está consiguiendo lo que no consiguió el venerado Ettore Messina, hacer madurar a un equipo joven y lleno de potencial, que en los últimos meses empieza a dar buena muestra de lo que es capaz. Ya ganó con todo merecimiento la pasada copa del rey y esta recortando terreno al Barça.

A pesar de la diferencia en el juego el marcador se mantenía con diferencias mínimas al acabar la primera parte (42-48), gracias a un triplazo, desde medio campo, de Juan Carlos Navarro.
Pero en la segunda parte el partido ha cambiado, el Barça ha cambiado. El equipo de Xavi Pascual ha subido la intensidad defensiva y eso ha dificultado el juego interior y de penetraciones que el equipo blanco había desarrollado en la primera parte. Así el partido se ha mantenido en distancias que oscilaban entre los 6 y 10 puntos.
En el último cuarto los azulgrana han ido secando esta desventaja hasta ponerse por delante. A ello han contribuido, a parte de Navarro, que siempre da su mejor cara frente al equipo blanco: Pete Mickael, un enérgico Eidson, y sobretodo Victor Sada. Un base de escasa calidad técnica pero con uno de los mejores físicos de la competición desde el puesto de base. El único que se le asemeja en ese aspecto es Sergio Llull (con un talento muy superior). Sada ha sido clave tanto en defensa como en ataque, con sus rebotes ofensivos y un par de asistencias a Boniface Ndong en segunda jugada. 
Los blancos han tenido la posibilidad de forzar la prorroga con un triple de Sergio Rodriguez que ha tocado hueso. El resultado final ha sido de 86-83.

Más allá del resultado la mejor noticia es que los dos grandes presupuestos de la liga parecen igualados en talento... Por fin.
Estos playoffs prometen. Veremos que son capaces de hacer outsiders como Bilbao, Caja Laboral o Pamesa para conseguir que sean interesantes desde las primeras eliminatorias.


El Barça gana pero el Madrid se acerca.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada